Ir al contenido principal

Ludovica Squirru Dari la Argentina en el año del perro

La astróloga y autora del año a año best seller Horóscopo chino nos cuenta en exclusiva cómo ve a la Argentina y al mundo-, y qué nos trae este año nuevo "perro de tierra que se acerca ladrando y moviendo la cola y ocupará el lugar del agitador gallo de fuego.
Predicciones pide la gente. Lectores ávidos las consumen en los calurosos veranos marplatenses debajo de la sombrilla. Ludovica es la pitonisa argentina de más trayectoria, la proveedora de esa adicción místico-poética de cada enero. Anuncia lo que viene con un truco: el vaticinio, como el Oráculo de Delfos, es metafórico y su sentido depende de la interpretación de quien escucha. Aún así, sacamos cosas en claro. “El perro este año está en su elemento, la tierra”, y esto, según las predicciones, es al pan pan y al vino vino. ¿Qué tiene para decirnos del futuro?

- ¿Cómo ves a la Argentina de estos tiempos?
Quiero hablar de nuestro país entero, desde Jujuy a Ushuaia y de Mendoza a Buenos Aires. Creo que se están despertando los chakras de norte a sur. Creo que el año del gallo (que ha sido tan convulsionado, de riña, de elecciones, de enfrentamientos, de situaciones que nos desestabilizaron mucho) tiene recién ahora un respiro. Me parece que se siente un germen nuevo, que tenemos más herramientas, la sensación de que estamos más contenidos en el marco social y político. Yo viajo por las provincias y somos 24 realidades distintas, y a veces es muy difícil decir cómo estamos los argentinos, no estamos todos igual, por las cuestiones climáticas, por los gobiernos provinciales, por las situaciones sociales desde todo punto de vista. Hay gente que no tiene trabajo, que se está quedando sin trabajo, por la globalización o un mundo computarizado. Estamos en una brecha de cambio radical, un fin de ciclo en el mundo; y la Argentina también lo siente. Me parece que la participación de ideas, la imaginación, valen. Que cualquier ser humano que pueda aportar algo para ver cómo seguirnos es muy loable.

- ¿Qué es esto de la "refundación" de la Argentina?
Hacemos esta movida en Córdoba de la refundación espiritual de la Argentina todos los 4 de diciembre. En ese lugar, que es Traslasierra, nos refundamos como personas, y cualquiera puede venir. La idea es generar un cambio de adentro hacia afuera, si bien tener un poco más de institucionalidad, legalidad, estar más amparados con un gobierno ayuda muchísimo, ¡no pongamos todas las fichas ahí! Ese es el error argentino, tenemos que cambiar al unísono, revisar todo lo que no pasó en nuestro país y pensar en lo que puede empezar a pasar. No está todo buenísimo, pero podemos llegar a mejorarlo entre todos.

- ¿Qué nos podés decir del año del perro de tierra?
Es un signo leal, de amistad, de confianza, para poder abrirse a donde siente nuestro corazón que debe ir para arrancar -como guía y como experiencia-, una nueva etapa. El perro tiene olfato, es intuitivo, tiene un sexto sentido. En el Horóscopo Chino 2018 me dediqué mucho a recordar a los perros (verdaderos) que me acompañaron desde que nací y a los humanos perros y perras de mi vida, entre ellos mi mamá Marilú Dari, que está en la dedicatoria.
Los perros son parte de esa travesía de soledad mía, de estar en Córdoba viviendo en el medio de la montaña inviernos enteros, con los perros que me cuidan de noche. Es el año donde tenemos que ser protectores y dejarnos proteger, en donde tenemos que ser solidarios y defender nuestros derechos, la justicia, la libertad, los derechos humanos –más que nunca-, porque el perro es el símbolo de eso, junto con el caballo y el tigre.
Me parece que el ser humano se desconectó de lo esencial y creo que el año del perro va a volver a conectar a gente que de luz y creatividad al mundo, a pesar de que todavía es un tiempo hiper realista de situaciones inexorables como el cambio climático, el hundimiento de países por el agua, los tsunamis. Eso va a seguir pasando, porque son ciclos de geología universal que se despiertan según cómo estén aspectados los mapas del mundo. Las costas del mundo van a sufrir impactos espantosos.
Este año reinan la intuición y el olfato. Te van a dar ganas de quedarte en tu cucha, que no es solamente la casita, es la cucha donde vos te refugiás con tus amigos, con tus ideas, con el arte, con una nueva manera de reinsertarte en un mundo que está cambiando. La gente va a estar más cariñosa, más afectiva, porque es un signo muy afectivo (el año del gallo de fuego nos tuvo a los picotazos). Esto le da lugar a la gente a abrir su corazón, viste que la gente está un poco blindada. Hay que permitirse eso también, hay que convocarlo, hay que incitarlo, hay que estimularlo. Sea quien seas, donde estés.

Via Clarin.com por Ludovica Squirru Dari, ludovicasquirru.com.ar
Autora de Horóscopo Chino 2018, el Año del Perro (Editorial Kepler).

Entradas más populares de este blog

Las 26 “cerraduras energéticas” del Jin Shin Jyutsu

Jin Shin Jyutsu contiene 26 “cerraduras energéticas” localizadas sobre diferentes corrientes de energía a través de las cuales, la fuerza vital del cuerpo circula. Si uno o varios de estos circuitos son bloqueados, la corriente energética del área respectiva comienza a interrumpirse, causando finalmente un desequilibrio en toda la interacción energética del organismo. En consecuencia, la enfermedad aparece y comienza a manifestarse a través de sus diferentes síntomas. La mayoría de desequilibrios energéticos ocurren por varias causas: como la alimentación inadecuada, el estrés, problemas mentales y emocionales o influencias externas tales como la polución o accidentes. Al aplicar el Jin Shin Jyutsu inducimos armonía, se promueve la salud, el bienestar y la paz interna. Y al restablecer nuestra profunda fuerza rehabilitadora, estamos evocando la fuente original de la regeneración. El Jin Shin Jyutsu ayuda a bajar los niveles de estrés y promueve estados de profunda relajación, y

Palo santo

Características de las almas pleyadianas

Aquellas personas que tienen las Pléyades como lugar de origen álmico son sensibles, amorosas y amables. Poseen un profundo y perdurable deseo de paz y felicidad para todos. Si le preguntáramos a un alma pleyadiana “¿qué es lo que más deseas en esta vida?”, su respuesta probablemente sería “ser feliz”. Los pleyadianos tienen una energía suave y agradable que atrae a los demás. Ellos son emotivos y amorosos, pero tienden a reprimirse mucho debido a su deseo de complacer a los otros. Son muy sensibles y reaccionan rápidamente a las críticas. También tienden a sacrificar sus necesidades y deseos mientras intentan agradar a los demás. Esto puede causarles un resentimiento interior. En lugar de expresar resentimiento o ira abiertamente, las almas pleyadianas pueden usar un comportamiento pasivo-agresivo con la esperanza de que sus sentimientos sean reconocidos y tenidos en cuenta sin necesidad de discutir. Así que deben aprender a darse cuenta de que aquellos a quienes buscan agradar n