Ir al contenido principal

7 lecciones que el budismo nos enseña acerca de encontrar el éxito

La doctrina filosófica del budismo sin dudas es una de las más famosas y valoradas de la cultura oriental que nos permite encontrarle a la vida algunos significados que quizás nuestro pensamiento occidental no nos permite ver a veces.
Más allá de que el éxito es un concepto subjetivo que varía en cada persona, el budismo tiene muchas cosas interesantes para compartir al respecto.

1. Ser una persona genuina
Lo más importante para una persona es mantener sus valores en alto, no traicionarse o no ir en contra de las cosas que cree solo para obtener resultados en vista a los demás.
Más allá de la importancia que puede tener el dinero u otras cosas materiales en nuestras sociedades occidentales, la clave del éxito está en ser una persona genuina que no traiciona sus propios ideales.

2. Formar tus propias opiniones
Para ser una persona exitosa no debes creer en lo que los demás dicen solo porque lo dicen. La clave del éxito está en formar tus propias opiniones, no cambiar lo que crees sólo para alinearte con el pensamiento de las mayorías.
Tampoco es cuestión de ser una persona terca, pero antes de aceptar todo lo que nos dicen es necesario encontrar nuestras propias fuentes, usar nuestra observación y sobre todo nuestra inteligencia.

3. Hacer tu propio camino de vida
Lo que quieren tus familiares o tus amigos para tu vida es sin dudas importante, pero armar tu propio camino es la parte más importante del éxito.
Después de todo, ¿qué es alcanzar el éxito sino alcanzar aquellas cosas que queremos para nuestras vidas? Lo que es el éxito en tu vida lo sabes solamente tú...

4. Aprender de los fracasos
Ser una persona exitosa no es ser una persona que no se equivoca, sino ser una persona que aprende de sus equivocaciones. Recuerda que los errores que cometemos pueden enseñarnos muchas cosas. Dedicarse a lamentarse por haberse equivocado no es una buena solución ni es saludable para las personas.
La próxima vez que cometas una equivocación o sientas que tuviste un fracaso, puedes intentar aprender de lo sucedido para transformarlo en una instancia de aprendizaje o en vibras positivas.

5. No te compares con el resto
Las personas somos todas diferentes, tenemos objetivos distintos y no deseamos las mismas cosas. ¿Para qué compararse con el resto? Los sentimientos como la envidia podrían aflorar para apartarnos del camino al éxito.
Para lograr alcanzar el éxito o los objetivos que nos hayamos propuestos debemos estar enfocados en nosotros mismos, en lo que deseamos para nuestras vidas y no en lo que le pasa a las demás personas.

6. La verdad debe ser la base
El propósito de nuestra vida debe ser siempre alcanzar lo cierto, la certeza, lo verdadero. Las mentiras son engañosas o negativas, pues ocultan las cosas como son en realidad, tratando de sacar ventajas de otra persona.
La verdad de las cosas debe ser el objetivo que buscamos con nuestras acciones. Vale preguntarse si es preferible un falso éxito a base de mentiras o más bien transitar nuestro recorrido con la verdad siendo la base.

7. Lo que importa es el camino
Lo más importante del camino al éxito no es el éxito sino el camino, al menos en la enseñanza budista. Podemos tener muchas metas pero no cumplirlas a todas, pero el hecho de saber que hemos hecho lo que creemos correcto siempre debe ser satisfactorio.
¿Cuál es el verdadero sentido de alcanzar el éxito? Más bien el éxito debería ser una especie de faro que nos guíe en el camino que estamos haciendo, del cual debemos disfrutar en la manera que nos parece correcta.

Si no lograste lo que te habías propuesto pero disfrutaste del camino, ¿de verdad has salido perdiendo tanto?
La creencia del budismo nos indica que las personas deberíamos ser más sinceras, más agradecidas, menos envidiosas. No se puede negar que si viviéramos en un mundo con más personas que comulgaran con estos ideales tendríamos sociedades más tranquilas, menos violentas, más comprensivas o menos agresivas.
¿Podemos esperar a que todas las persona se vuelvan honestas, sinceras o genuinas de la noche a la mañana? Probablemente no. Lo que podemos hacer es empezar a hacer un cambio en nosotros mismos para comenzar a irradiar esos ideales que queremos encontrar en los demás.
Más allá de que podamos estar de acuerdo o en desacuerdo con las enseñanzas del budismo, sin dudas muchos de sus conceptos o creencias nos hacen evaluar nuestros pensamientos abriendo un debate que se torna realmente interesante.

Entradas más populares de este blog

Las 26 “cerraduras energéticas” del Jin Shin Jyutsu

Jin Shin Jyutsu contiene 26 “cerraduras energéticas” localizadas sobre diferentes corrientes de energía a través de las cuales, la fuerza vital del cuerpo circula. Si uno o varios de estos circuitos son bloqueados, la corriente energética del área respectiva comienza a interrumpirse, causando finalmente un desequilibrio en toda la interacción energética del organismo. En consecuencia, la enfermedad aparece y comienza a manifestarse a través de sus diferentes síntomas. La mayoría de desequilibrios energéticos ocurren por varias causas: como la alimentación inadecuada, el estrés, problemas mentales y emocionales o influencias externas tales como la polución o accidentes. Al aplicar el Jin Shin Jyutsu inducimos armonía, se promueve la salud, el bienestar y la paz interna. Y al restablecer nuestra profunda fuerza rehabilitadora, estamos evocando la fuente original de la regeneración. El Jin Shin Jyutsu ayuda a bajar los niveles de estrés y promueve estados de profunda relajación, y

Palo santo

Características de las almas pleyadianas

Aquellas personas que tienen las Pléyades como lugar de origen álmico son sensibles, amorosas y amables. Poseen un profundo y perdurable deseo de paz y felicidad para todos. Si le preguntáramos a un alma pleyadiana “¿qué es lo que más deseas en esta vida?”, su respuesta probablemente sería “ser feliz”. Los pleyadianos tienen una energía suave y agradable que atrae a los demás. Ellos son emotivos y amorosos, pero tienden a reprimirse mucho debido a su deseo de complacer a los otros. Son muy sensibles y reaccionan rápidamente a las críticas. También tienden a sacrificar sus necesidades y deseos mientras intentan agradar a los demás. Esto puede causarles un resentimiento interior. En lugar de expresar resentimiento o ira abiertamente, las almas pleyadianas pueden usar un comportamiento pasivo-agresivo con la esperanza de que sus sentimientos sean reconocidos y tenidos en cuenta sin necesidad de discutir. Así que deben aprender a darse cuenta de que aquellos a quienes buscan agradar n