Ir al contenido principal

El peso de la carga

Muchas veces no reconocerás el peso de la carga, hasta que la hayas soltado

Nuestras cargas pueden tener la particularidad de que su presencia puede inclusive pasar desapercibida en nuestras vidas, sin significar esto que sean ligeras o fáciles de llevar, solo que nos hemos acostumbrado tanto a ellas, a su presencia, que no sabemos distinguir o recordar cómo era nuestra vida sin ellas.
A veces hemos adoptado cargas por períodos tan largos, que comenzaron en un principio siendo ligeras, pero fueron incrementándose paulatinamente. Junto a su crecimiento, vino también nuestro fortalecimiento, el desarrollo de habilidades que nos permitieran llevarlas a cuestas. el sacrificio muchas veces de dejar cosas que deseábamos de lado por no poder deshacernos de nuestras cargas, que una vez que anidan, parecen querer echar raíces y perpetuarse en nuestras vidas. Las cargas son como los invasores, no son bienvenidos, abusan y no se quieren ir.
Resulta contraproducente no notar esas cargas, porque no buscamos la forma de soltarlas, no sentimos necesidad de aligerarnos, solo sabemos, en el mejor de los casos, que las llevamos a cuestas, que podemos hacerlo, pero no tenemos intenciones de dejarlas.
Algunos dirán que si pueden llevarlas, ¿cuál es el problema? El problema es básico, nunca llegarás tan alto como puedes, nunca podrás enterarte de lo bien que puedes llegar a estar, perderás oportunidades por estar invirtiendo tus energías en otras cosas y te acostumbrarás a que una vida cargada de cosas innecesarias es lo que “te tocó” vivir, sin entender que estás cediendo el control de tu vida.
Solo nosotros decidimos qué hacemos con nuestra vida, solo nosotros decidimos qué cargas llevar. Y cuando hablamos de cargas, nos referimos a todo aquello que no nos corresponde, no nos pertenece o hemos adoptado de manera inconveniente. Entendamos que las responsabilidades no son cargas, pero sí lo son las maneras cómo asumimos las responsabilidades.
Es decir, una madre enferma no es una carga, pero el cargarnos de ira, de resentimiento, de victimización, por tener que hacernos responsables de esa condición sí es una carga. En estos casos no nos alejamos de la madre enferma, sino del enfoque tóxico que le hemos dado a nuestro rol.
Cualquier cosa que reste, que no aporte, que nos lleve a menos, especialmente en nuestra mente, debemos soltarla, porque representarán un peso que no es conveniente soportar. Y muchas veces solo será al momento de soltarla en el cual notaremos el peso que veníamos llevando y podremos apreciar la diferencia entre un antes y un después.
Aprendamos a soltar, a decir adiós, a liberarnos de malos pensamientos y malos sentimientos, dejemos atrás lo que no nos conviene en el presente y aprendamos a darle un sentido adecuado a cada uno de nuestros procesos y nuestras acciones.

Sara Espejo – Rincón del Tibet

Entradas más populares de este blog

Las 26 “cerraduras energéticas” del Jin Shin Jyutsu

Jin Shin Jyutsu contiene 26 “cerraduras energéticas” localizadas sobre diferentes corrientes de energía a través de las cuales, la fuerza vital del cuerpo circula. Si uno o varios de estos circuitos son bloqueados, la corriente energética del área respectiva comienza a interrumpirse, causando finalmente un desequilibrio en toda la interacción energética del organismo. En consecuencia, la enfermedad aparece y comienza a manifestarse a través de sus diferentes síntomas. La mayoría de desequilibrios energéticos ocurren por varias causas: como la alimentación inadecuada, el estrés, problemas mentales y emocionales o influencias externas tales como la polución o accidentes. Al aplicar el Jin Shin Jyutsu inducimos armonía, se promueve la salud, el bienestar y la paz interna. Y al restablecer nuestra profunda fuerza rehabilitadora, estamos evocando la fuente original de la regeneración. El Jin Shin Jyutsu ayuda a bajar los niveles de estrés y promueve estados de profunda relajación, y

Palo santo

Características de las almas pleyadianas

Aquellas personas que tienen las Pléyades como lugar de origen álmico son sensibles, amorosas y amables. Poseen un profundo y perdurable deseo de paz y felicidad para todos. Si le preguntáramos a un alma pleyadiana “¿qué es lo que más deseas en esta vida?”, su respuesta probablemente sería “ser feliz”. Los pleyadianos tienen una energía suave y agradable que atrae a los demás. Ellos son emotivos y amorosos, pero tienden a reprimirse mucho debido a su deseo de complacer a los otros. Son muy sensibles y reaccionan rápidamente a las críticas. También tienden a sacrificar sus necesidades y deseos mientras intentan agradar a los demás. Esto puede causarles un resentimiento interior. En lugar de expresar resentimiento o ira abiertamente, las almas pleyadianas pueden usar un comportamiento pasivo-agresivo con la esperanza de que sus sentimientos sean reconocidos y tenidos en cuenta sin necesidad de discutir. Así que deben aprender a darse cuenta de que aquellos a quienes buscan agradar n