Ir al contenido principal

La Radiónica y la Ética de actuación

 ¿Es posible utilizar la radiónica para someter a una persona con algún fin determinado?
Un cuchillo de cocina se utiliza habitualmente para cortar y preparar una verdura que terminará por convertirse en un guiso excelente. También para trocear cualquier alimento que beneficiará a todos los miembros de la familia. El cuchillo también podría provocar daños si se usa para atacar a otros. No es el cuchillo en sí mismo, ni el acero con el que está construido. Es la persona que maneja el cuchillo y su intención la que puede provocar daño.
Dicho esto, diremos que teóricamente, al igual que se puede emplear la radiónica con buenos propósitos también se podría “intentar” hacer justo lo contrario. Esto es: atraer lo negativo para alguien.
Hay que clarificar, que las personas en general tenemos mecanismos de protección para evitar que esto ocurra. Parece que hay una “permeabilidad energética” hacia lo positivo que también actúa como barrera para las intrusiones negativas. Sería como una especie de piel invisible que permite por ejemplo que los rayos benéficos del sol penetren en el organismo mientras que evita que los elementos patógenos atraviesen esta barrera protectora. Por tanto, utilizar la radiónica para fines negativos será más complicado que hacerlo para fines benéficos o positivos.
Respetar a los demás y centrarse en hacer las cosas de la mejor manera posible debe ser el fin último de cualquier practicante de radiónica. Utilizar la radiónica de forma constructiva y positiva. En lugar de manipular, obligar, someter o forzar, el operador de un dispositivo radiónico intentará siempre potenciar, mejorar, promover y acelerar todos los cambios positivos que pueda en su vida y en su entorno. La recompensa por hacer las cosas desde un punto de vista ético y altruista resultará siempre mucho más gratificante que intentar hacerlo con motivos malsanos y egoístas.
La radiónica bien usada puede ser un instrumento de desarrollo excelente. Experimente y descubra cómo puede mejorar su vida y la de otras personas, pero hágalo siempre con el deseo de realizarlo con la motivación más elevada posible. Esa será su mayor recompensa.

Entradas más populares de este blog

Las 26 “cerraduras energéticas” del Jin Shin Jyutsu

Jin Shin Jyutsu contiene 26 “cerraduras energéticas” localizadas sobre diferentes corrientes de energía a través de las cuales, la fuerza vital del cuerpo circula. Si uno o varios de estos circuitos son bloqueados, la corriente energética del área respectiva comienza a interrumpirse, causando finalmente un desequilibrio en toda la interacción energética del organismo. En consecuencia, la enfermedad aparece y comienza a manifestarse a través de sus diferentes síntomas. La mayoría de desequilibrios energéticos ocurren por varias causas: como la alimentación inadecuada, el estrés, problemas mentales y emocionales o influencias externas tales como la polución o accidentes. Al aplicar el Jin Shin Jyutsu inducimos armonía, se promueve la salud, el bienestar y la paz interna. Y al restablecer nuestra profunda fuerza rehabilitadora, estamos evocando la fuente original de la regeneración. El Jin Shin Jyutsu ayuda a bajar los niveles de estrés y promueve estados de profunda relajación, y

Palo santo

Características de las almas pleyadianas

Aquellas personas que tienen las Pléyades como lugar de origen álmico son sensibles, amorosas y amables. Poseen un profundo y perdurable deseo de paz y felicidad para todos. Si le preguntáramos a un alma pleyadiana “¿qué es lo que más deseas en esta vida?”, su respuesta probablemente sería “ser feliz”. Los pleyadianos tienen una energía suave y agradable que atrae a los demás. Ellos son emotivos y amorosos, pero tienden a reprimirse mucho debido a su deseo de complacer a los otros. Son muy sensibles y reaccionan rápidamente a las críticas. También tienden a sacrificar sus necesidades y deseos mientras intentan agradar a los demás. Esto puede causarles un resentimiento interior. En lugar de expresar resentimiento o ira abiertamente, las almas pleyadianas pueden usar un comportamiento pasivo-agresivo con la esperanza de que sus sentimientos sean reconocidos y tenidos en cuenta sin necesidad de discutir. Así que deben aprender a darse cuenta de que aquellos a quienes buscan agradar n